Novedades
OXFAM International
02 de Abril de 2010
Regina Calcagno, que lidera Agenda 21, ha sido designada Socia en Acción por OXFAM International, una entidad internacional no gubernamental con vasta trayectoria en proyectos de promoción juvenil. Regina, quien fuera becada para participar en un congreso de líderes juveniles en Australia en 2008, termina este año su mandato.

En el blog de OXFAM, un joven español, ha plasmado su experiencia de trabajo junto a Regina. La compartimos a continuación:

Hola a tod@s, Hoy les voy a hablar de una de las personas que conocía gracias a mi participac ión en OIYP y que hoy sigue siendo una de mis mejores amigas, cómo algunas de las otras personas que conocí. Ya ven no todo fue trabajo y discusiones y aprender sino también esa otra parte de construir relaciones de amistad.

Cuando llamamos por teléfono a nuestra compañía de telecomunicaciones, al servicio técnico de un producto… Nos contestan en un call center, un lugar dónde docenas o cientos de personas trabajan contestando al teléfono, respondiendo a preguntas, quejas o lo que surja. Estos centros están repartidos por todo el mundo (en mi ciudad hay varios).

En ocasiones en estos Call Center la situación laboral es muy dura, con trabajadores sin derechos laborales, gracias a legislaciones laborales débiles.

Regina, una de las chicas que conocí gracias a OIYP trabajaba en uno de estos sitios. Contestar llamadas sin parar, mucha gente sin derecho a vacaciones, teniendo que esperar una autorización para ir al baño, sin derecho a tener un sindicato, sin poder comentar temas sensibles, por si acaso sufrían represión y eran despedidos… Los problemas de salud son muy comunes: jóvenes trabajaban habiendo tomado pastillas porque su trabajo les causa ataques de pánico, de angustia, de depresión; jóvenes que terminan consumiendo alcohol o drogas, porque no soportan la presión del trabajo; tendinitis, problemas auditivos, problemas de garganta…

A veces algo tan simple cómo ir al baño podía transformarse en una pequeña tortura. Un supervisor tiene que autorizar ir al baño, y puede decidir no hacerlo. Puedes tener que esperar horas a que te autoricen, porque hay mucho trabajo o simplemente porque a tu jefe no le apetece autorizarte. Si te levantabas sin autorización puedes ser despedido, o humillado en público. Recibir una reprimenda humillante delante de docenas de compañeros, destrozando psicológicamente a la persona y generando miedo entre los demás trabajadores.

Fue en una situación así en la que Regina tomó conciencia de la situación que se vivía en su empresa, y en lugar de tomar el camino fácil de irse a buscar otro trabajo (es una persona muy válida, lo hubiese encontrado), o haber pedido simplemente ayuda económica a sus padres decidió quedarse y plantar cara. Decidió que se quedaría en la empresa para luchar por mejorar la situación y así evitar que otro joven sufriese la misma situación, las mismas condiciones laborales deplorables que ella tenía sufría.

Decidió luchar por derechos que parecen básicos en otros sitios, como poder ir al baño, tener unas condiciones laborales saludables, tener derecho a vacaciones, ser tratada con dignidad. Quería los mismos derechos que otros trabajadores de su país y de otras partes del mundo.

Tras tomar esta decisión organizó un sindicato en la empresa. Lo hicieron casi clandestinamente, pues aunque los sindicatos son legales en Argentina, sin embargo la empresa despedía a los trabajadores que intentaban afiliarse a sindicatos, para así no tener problemas. Tras constituir el sindicato y afiliarse con nombres falsos al mismo, tuvieron que esperar un año, el tiempo que la ley exige, para poder celebrar elecciones sindicales en la empresa y tener representantes sindicales. La empresa no pudo impedir esto, pues una vez que el sindicato está constituido, y los trabajadores afiliados al mismo ya no es tan fácil despedir a los “revoltosos” para que no den problemas.

Así Regina fue elegida por sus compañeros representante sindical y se convirtió en una de las primeras representantes sindicales en los Call Center de Argentina. ¿no es extraño que un sector de actividad que crece mucho y en el cual trabajan miles y miles de personas en el país, casi no tenga sindicatos?

Como representante sindical Regina pudo dar a conocer la situación en esas empresas y presionar a su empresa (y de forma indirecta a otras empresas del sector) para mejorar la situación. Sin embargo, y a pesar de que la ley la protegía cómo representante sindical, la empresa no la dejó tranquila. Fueron acumulando maldades para usarlas contra ella, para presionarla, para vengarse por haber roto su impunidad. Ahora Regina ya no trabaja en esa empresa, ni en ese sector, pero abrió la brecha de los derechos en el mismo. Y no ha dejado de creer que el mundo puede ser un sitio mejor y que se puede construir. Para ello se ha embarcado en un nuevo proyecto junto con otros jóvenes amigos y compañeros. Se llama Agenda XXI (www.agenda21.com.ar), dedicada a promover los derechos de los jóvenes, en particular los derechos Económicos Sociales y Culturales.

Como ya les dije, ella es una de las personas que conocí gracias a OIYP y hoy me siento orgulloso de decir que somos amigos.

Un saludo,

Daniel Zapico
Contactanos escribiendonos un e-mail a: info@agenda21.com.ar