Novedades
Despedida de un voluntario italiano
28 de Agosto de 2014

A poco de partir de regreso a su Italia natal, Marco Meloni, quien llegó como voluntario en el marco de un proyecto patrocinado por el Servicio Voluntario Europeo, nos deja unas palabras sobre su experiencia:

Me sentí tan débil que no podía levantar los brazos, tuve la confirmación de que como abañil moriría de hambre, pero me sentí útil como nunca.

Me ensucié con tierra, barro, polvo, cola y colores, y me sentí limpio por dentro.

Caminé por las hermosas calles del centro de Buenos Aires y en los asientamentos de Rosario, salí mojado de las Cataratas del Iguazú y traspiré en el medio de las piedras gigantes de La Rioja y San Juan, crucé las fronteras de seis países de América Latina y volví a Argentina como se vuelve a su propia casa.

Me conmoví frente a Macchu Picchu como si fuera un abuelo adoptivo, entiendí que en la primera mitad de los 900 los barcos han traído aquí parte de la mejor Italia, los de trabajo y sacrificio, los que supieron levantarse del suelo.

Encontré en el rio mi mar, le hablé de los pensamientos, temores y esperanzas.

Me llamaron “tano”, “gringuito”, “negro” y “che”, me acostumbré a muchas cosas y resistí otras, como no renuncié nunca a pedir un café “corto, ristretto, italiano, pequeño por favor”, aunque con pocos resultados.

Comí en los mejores restaurantes y desfruté de los mejores choripánes de barrio, escuché historias de vidas muy distintas, me sentí afortunado, me enteré de que a veces no habia entendido nada, me sentí grande, me sentí pequeño, rico y pobre, fuerte y débil, me puse a prueba todos los días. Gané y perdí, no siempre fue fácil, pero siempre me he sentido vivo.

Podía y debía contar de la lucha de TECHO por un mundo sin pobreza, de su revolución diaria; del gran trabajo del Banco de Alimentos de Rosario que permite a 140 comedores comunitarios alimentar niños, madres y padres en estado de necesidad; la fuerza de un pequeño sector de la administración municipal del Rosario que se ocupa de la sostenibilidad y lleva a cabo proyectos importantes, con poco dinero pero mucho corazón.

Traté de hacerlo a través de mis sentimientos y experiencias, traté de hacer lo más que puedo ahora. Pero los advertí: soy como todos los enamorados que hablan del objeto de su amor.

Si estás interesado en conocer más sobre los voluntariados que promueve Agenda Global Siglo 21 podés visitar la fan page de Social Leaders, nuestro programa de voluntariados internacionales. No dejes de seguirnos en Twitter: @S_Leaders

Contactanos escribiendonos un e-mail a: info@agenda21.com.ar