CARRITO
NO HAY PROYECTOS EN EL CARRITO.
TOTAL:
$0

Experiencia de voluntariado en Portugal

21 de Julio de 2014
/ 1

Dicen que para llegar a conocerse a uno mismo es necesario alejarse de la zona de confort, ésta es la zona donde estamos cómodos, conocemos y somos conocidos, manejamos los mismos códigos y hablamos el mismo idioma (literal y metáfora).

Fue así como decidí postularme para realizar el Servicio de Voluntariado Europeo (SVE) mediante el proyecto Volunteering: First Step Towards Solidarity.

Llegue a Braga, norte de Portugal, a principios de Mayo feliz de poder aprovechar al máximo esta experiencia y no me arrepentí ni un segundo. Fui bienvenida cálidamente, pusieron a mi disposición lo que necesitara, y con el tiempo comencé a formar parte – cada vez más activa - de la organización que me acogió, SYnerrgia

Es un proceso y como tal implica cambios, transformaciones, mudanzas que muchas veces pueden desestabilizarnos y llevarnos a replantear algunas cuestiones. No hay que tener miedo a lo desconocido, con esto no quiero decir que sea fácil, pero sí que es un camino que merece la pena recorrer. La distancia te permite apreciar y percibir las cosas de otra manera. Se vive tan intensamente todo que no podría transmitirlo con palabras, solo puedo insistir en que – quienes tengan la chance - no duden en darle una oportunidad al mundo del SVE.

El intercambio intercultural es el gran condimento de esta experiencia. De pronto estás haciendo comparaciones (muchas veces de forma inconsciente) sobre cómo se habla, qué se come, cómo se comunica, qué representa, qué se dice y qué se deja de decir.

Intentando comprender, y confirmando, que mas allá de las distancias y diferencias hay cosas compartidas. Que no necesitas hablar el mismo idioma para entenderte, que los abrazos son abrazos en todos lados, y las risas se ríen en lengua universal.

Apenas estoy a mitad de camino de esta hermosa experiencia y en lo profesional puedo decir que me brindó herramientas (mediante las capacitaciones y las prácticas laborales) para poder adaptarme a diferentes entornos, y a animarme a realizar actividades que otro momento no me hubiera creído capaz. En lo personal, es un giro de 360o, implica una modificación de nuestras estructuras y tantas cosas más que seguramente voy poder procesar solo después de que vuelva.

Lo lindo de que exista un IRSE es que también habrá un VOLVER. Y que los afectos, los amigos y la familia no se va nunca, te siguen por donde estés. Así que aprovechemos mientras dure: a viajar, a disfrutar, a conocer y a VIVIR!

Guillermina Echevarría, voluntaria en Portugal enviada por nuestra ONG.
Serviço Voluntário Europeu da Guillermina Echevarria no SYnergia - Centro Jovem de Sto Adrião

COMPARTIR EN:
ENVIANOS UN WHATSAPP